ENDURO BIG RIDE






CASTEJON DE S.O.S. , Final de trayecto.  
Llega la hora de la última prueba del Big ride Enduro. Esta vez en los Pirineos. Despues de unas semanas de entrenos en el Cerro del telégrafo, bajadas al Snake, al Trail to hell, multisaltos, etc, toca ver si de verdad he evolucionado algo en esto del enduro.
Me lo describen como de las tres pruebas que forman el Big Ride Enduro, como el más espectacular, duro y divertido de los tres. No me engañaron.

Viaje a Castejón con tiempo. Salgo el jueves por la tarde sin prisa, con la intención de llegar a cenar y tener todo el viernes y sábado para ver los cuatro tramos del recorrido. Esta vez no voy solo. Lo hago con la persona que me metió en este lio.  Con Muriel Bouhet. Llegamos a después de los 570 km a las 23.00h. La dejo en su hotel  y a las 23,50h estoy en el mío. Mañana será otro día.

Viernes . Entrenamientos libres  de CO2.

Nos levantamos con la intención de salir pronto y evitar el calor.
“ -Hace mucho calor. Ayer llegamos a los 33 grados”. Me dice el de la recepción del hotel.
-¿ Calor?. Calor es salir a las 5 de la tarde e irte al Cerro con 40º a meterte una cuantas bajadas. “Esto es caloret”.

Entre ir a buscar a Muriel al Hotel, preparar las bicis, el agua, las presiones de las ruedas, etc, no arranacamos hasta la 11h. Dos horas más tarde de lo que teníamos pensado.
Nos ponemos en marcha y lo hacemos con la rueda trasera de Muriel perdiendo liquido tubeless. A los pocos km tenemos que parar a poner una cámara.  Subimos, subimos y subimos hasta llegar al T1. Tras una hora cuarenta de recorrido. Durante la subida pudimos deleitarnos con los paisajes del puro pirineo. Una zona de grandes y frondosas montañas.  Son casi la una del mediodía y no hemos empezado aún. Nos ponemos a ver los recorridos. Hacemos los cuatro tramos y de nuevo los videos Onborad que pone la organización en su web, son falsos. Las pendientes son mucho más inclinadas. Eso sí, los hago por completo sin poner un solo pie a tierra. HURRAAA..... lo hago completooó!!!.

Los siguientes tramos el T2 y T3, lo mismo. Algún paso difícil, pero como tenemos tiempo y hoy tenemos el día por completo para ver esto, nos paramos, vemos la trazada y si hace falta la repetimos hasta superar lo mejor posible la zona. Espectacular el T2 con un paso por el pueblo y sus “siete revueltas”, creo que más de 20 si que había. Giros de 180 grados con pendiente bastante inclinada en algunas de ellas.  

Entre el T1 y el T2, nos zampamos otros 50 minutos de continua ascensión. Y entre el T2 y T3, otros 40 minutos con incluso una zona de pateo de las buenas. Empiezo a pensar que este enduro va a ser más difícil los enlaces que los tramos. Calor, mucho calor. Casi dos litros de agua que llevaba en el Camelback han caído.

Cuando nos queremos dar cuenta son las 16.30h. . Y nos queda el T4. Aprovechamos el paso por el pueblo de Castejon para comer algo en una terraza. No tenemos prisa. Nos lo tomamos con calma. Menú del día, con dos jarras de cerveza con limón que resucitan a un muerto, postre, helado, café con hielo,…… a ver ahora quien arranca.

Hacemos hasta la digestión en  la terraza charlando. Nos ponemos las 19h como hora de salida para el T4.  Comienza la aventura. Mi cadena se rompe. Reparo lo más rápido que puedo y llegamos al principio del T4. Ultimo  y divertido recorrido.

Llego al final con una agradable sensación de que mi objetivo Big Ride estoy a un paso de cumplirlos. Terminamos muy cansados. Una paliza de día. Más de nueve horas vestido de romano por los pirineos.
En la carpa de Cannondale dejamos las bicis a Isra para que nos las deje nueva para el dia siguiente. Por hoy ya esta bien.

Sábado. Entrenamientos oficiales y caballeros.

L
a intención es quedar pronto para evitar el calor. Recogemos los dorsales en el Padock, verifican nuestras bicicletas y a las 10 en marcha. Bueno al menos es una hora menos que ayer. Algo de calor menos tendremos.  Nos proponemos hacer juntos el T1, T2 y T3. Y digo nos proponemos porque al kilómetro de arrancar de nuevo parto la cadena nueva que me habían puesto. Diiooooossss….. Con lo cerca que tengo el reto Big ride y se me va a joder por la mecánica??. La digo a Muriel que tire para delante y que luego nos juntamos, no quiero que mi día de mecánica práctica se le arruine a ella también.
Reparo pero aquello como que va justito,. Me aguanta toda la subida hasta el T1, más de hora y media de subida. Pero al finalizar la bajada de nuevo parto la cadena. Por queeeeé???.
De nuevo al lio con el troncha y ya no llevo una cadena, llevo una gargantilla. El plato no puedo ponerlo y al meter coronas grandes el cambio se tensa de una manera que me hace temer que pueda partir por algún lado.
También empiezo a observar que el amortiguador no hace su función correctamente. Una de las cámaras de aire, va perdiendo presión y el recorrido del amortiguador va en descenso.
Finalizo el día a duras penas y con el bajón de que después de tanto esfuerzo, una avería me deje fuera de la prueba. Una prueba que tengo al alcance de la mano.
Me siento  un poco cansado tras dos días reconociendo los tramos. Mucho desnivel acumulado en las piernas.
En la carpa de Cannondale  me reúno con Muriel. Hoy cada uno ha reconocido el trazado por separado. Dejó la bici en la carpay le comento a Isra la cadena. Me pone otra nueva. Solo queda rezar y que mañana esta no se rompa. Le comento el amortiguador y en eso nada se puede hacer. Solo queda llevar la bomba de aire del amortiguador en la mochila y meter aire en cada tramo de bajada.  

Domingo. BIG RIDE CANNONDALE CASTEJON DE SOS. “ EL DÍA”.  

Mala noche dándole vueltas a la cabeza, si lo podre terminar o no. Físicamente este enduro creo que es el de mayor dificultad. Y mecánicamente estoy teniendo demasiadas averías en muy poco tiempo. Por primera vez, tengo dudas de poder superar el reto. Pero ahora no, no puedo estar tan cerca de conseguirlo. Pienso en positivo.

Amanece que no es poco. Me levanto con tiempo para preparar todo con tranquilidad. Estoy alojado a escasos 300 metros de la salida. Pero  no quiero hacer nada con prisa. Quiero saborear el último Big Ride. Mi hora de salida a las 8:40h. Me presento en la carpa a las 8:15h, preparado mi mochila, relleno el Camelback,…

Es la hora. Arranca el Big Ride Castejonde Sos. Rampa de salida, nervios, muchos nervios. Los tramos de enlace son muy largos. En principio eso no debería de dar miedo a una “carretero”. Pero un carretero no acostumbra a subir puertos con una bici de 13kilos, un casco integral puesto y una mochila de 4 kilos a la espalda. Me pongo en modo automático pa´rriba.

Por la subida voy pasando gente y más gente. A mitad de la subida en una rampa un poco más dura, empiezo a ver alguno andando. Uufff… con todo lo que queda se les va a hacer durísimo.  

T1. Magic Line. Estoy a un paso de tocar el cielo con las manos.


LLego arriba del T1 con casi 25 minutos antes de mi salida. Aprovecho para comer, hidratarme y   meterle la presión al amortiguador.

Llega la hora. 5,4,3,2,1 fuera. Empiezo el ultimo desafío. Primeros 330 metros y en el sitio más sencillo, pero también el más estrecho mi rueda delantera se sale por el lateral a un pequeño terraplén  y no consigo volver a meterme el sendero. Me voy al suelo. No me hago nada. Me levanto me monto muy rápido. Casi que he tardado más en caerme que en levantarme. Tramo  de mucho pedaleo, curvas, bajaditas, algún que otro salto. Lo conozco y lo he hecho. Eso me da un plus de confianza. Solo tengo que administrar mi velocidad para poder hacerlo rápido pero seguro.  Llego a una zona en la que la organización se ha esmerado en la seguridad de los corredores. Unos postes, colchonetas y mallas, nos protegen de una posible caída por un pequeño barranco del lateral. Espectacular. Llego a un salto en el que tengo mis dudas pero lo hago. La gente que allí esta me anima. Algunos me reconocen y gritan:

 “ -Vamos carreteroooo”. 

Entro en una zona cerrada y comienzo a ver polvareda por el camino. No me lo puedo creer, estoy cogiendo a alguien. Le grito:- VOOOOY!!.  Un master 40 que va pasando dificultades. Como me recuerda a mí en el enduro de Tuí. Se aparta cuando puede. Le doy las gracias. Efecto túnel, lo frondoso del bosque por el que vamos bajando me da unas sensaciones que nunca antes había sentido. Llego al final del T1.
Enlace de subida hasta el T2. De nuevo otra larga subida por pista y carretera de unos 40 minutos.

T2 .Montiñero Expres.  Como Siete revueltas pero más largo.


Llego con otros casi 20 minutos de antelación. La imagen de los soldados recostados a los lados de camino se repite. De nuevo hidratación, presión al amortiguador y espera el turno.

5, 4, 3, 3, 1, fuera. Comienzo el tramo . Este también es bastante largo y de dar pedales. Bajadas con alguna bajada peligrosilla, pero lo consigo pasar, Algún susto en forma de trazada recta, pero consigo para la bici a tiempo y continuar. Atravieso por las calles de un pueblo. A la salida la gente grita animando. Oigo una voz que reconozco. El Guti ( organizador de Big Ride) que me grita:

-Enriqueeee!!. 

Continuo y llego al zona más complicada. Una serie de curvas de 180 grados con bastante inclinación. Las voy tomando lo más rápido que puedo. En alguna entro hasta derrapando. En otras saco el pie al estilo motrocross y doy el giro más seguro. De los tres Big Ride que llevo, este es el que mejor se me está dando, y con diferencia. Estoy disfrutando. Estoy cogiendo el “FLOW”. Por un momento suelto “fregno”, como me diría Muriel, y la bici empieza a ir más rápido de lo que puedo controlar. En una curva en fuerte bajada consigo hacerme con ella, antes de salir volando. Susto de los bueno.
Llego al final. Satisfecho de terminarlo y de poder empezar a tener aún más cerca el terminarlo.
Parece que la mecánica va aguantando. La cadena no da problemas, todo correcto.
Enlace hasta el T3. Otra media hora en la que toca patear por un sendero bastante estrecho y empinado.

T3. San Marcos. Como el de las tartas.


Espectacular el paisaje desde lo alto de la salida. Una ermita y abajo el pueblo de Castejón de Sos. De nuevo 20 minutos de adelanto. Aprovecho para sacar alguna foto y disfrutar del entorno. Mucha gente se agolpa en la salida.

5, 4, 3, 2, 1,.. Fuera!. Todos animan y gritan, bajo lo más rápido que puedo. Es un tramo corto pero muy exigente de brazos. Muchas piedras grandes que saltar y la suspensión no da para más. Sendero estrecho que no deja margen de error. Paso un par de arroyos, el agua me salpica y se agradece. De nuevo tramo de pedalear. Lo que pierdo en las trazadas de las curvas, lo quiero ganar en las rectas.  Como se suele decir, “llevo piernas”.

Final del tramo y entro hasta sprintando. Lo que tanto he visto en los videos de enduro de corredores entrando arañando el tiempo, lo estoy  haciendo yo.  Buenisimas sensaciones.
Enlace hasta el T4 y ultimo. Ahora si que estoy cerca de acabar el reto. Otra subida larga, de unos 40 minutos de pista y sendero. Muchos a pie. El cansancio comienza  dar sus bajas. 

T4. Montisiello. Final de trayecto.


Con otros 20 minutos de adelanto, de nuevo a beber, dar presión al amortiguador. Aprovecho para hablar con la gente. A algunos ya tengo amistad de los otros Big Ride. Entre tanto oigo a un grupo la conversación de lo duras que están siendo las subidas , a lo que otro contesta que más duras eran las de Ojén. Rampas de cemento con un 28%. Y que solo uno las había subido montado. Se ponen las orejas de punta. Lo he oído , me giro hacia él y le digo:
Eeeeehh…. Que fui yooo!!. 
– Joder , que cabrón , esta fuerte.  
Me dice uno.
-Es lo que tiene la carretera, que subes luego a todos lados.  Le respondo.
Nos echamos unas risas.
Esto es una las diferencias del enduro con otra modalidad. Todos tratan de ayudar a todos y de pasarlo y disfrutar de la montaña al máximo.
Llega mi turno. Bebo, aire al amortiguador y…

5, 4 , 3, 2, 1,…. Fuera!!. Tramo por el que solo he pasado una vez. No me quiero confiar. En principio es el más sencillo, pero es en los que te relajas cuando te la puedes dar.
Flipante, trazado de sendero con algún repecho para pedalear. Bajo supe motivado. Estoy a punto de conseguirlo, trazo las curvas y me atrevo a dar algún salto. Entre los arboles empiezo a ver las casas del pueblo. Estoy muy cerca. Una recta, sprinto,….. BIG RIDE CASTEJON CONSEGUIDO. RETO MTB PRO SUPERADO ¡!.

Os habéis dado cuenta de que en los cuatro tramos no me ha pasado nadie?
Pues así es. Los dos siguientes corredores detrás de mí no asisten. Lo que deja un margen de un minuto con el saldría detrás de mí. Tiempo que me libero de la presión de llevar alguien echándote el aliento en la nuca y de gritarte:

 -“Voooy.”  

Cuando me propusieron el reto no me lo pensé dos veces. He podido vivir una experiencia única, difícil de igualar y un recuerdo imborrable de tres pruebas de enduro.  En Tuí llovió lo que no esta escrito. En Ojén besé el suelo y me lleve un recuerdo en el brazo. Y Castejón me ha descubierto un enduro como el que vemos en los videos.
Con esta prueba he podido crecer como ciclista. Subir un peldaño más en mis experiencias con las dos ruedas.  Elevar mi nivel técnico gracias a los consejos de Muriel , Niki y a otros muchas personas más que he conocido en esta aventura. He podido competir al lado de los grandes de esta modalidad. Flipar como bajan y como hacen que parezca tan fácil.  

Agradecer a MTBPRO y a Muriel por proponerme para esta prueba. Y por su frase “pego suelta el fregnoooo”. A Big Ride por acogerme con los brazos abiertos y tratarme de forma exquisita. A todas las marcas que han colaborado como son Cannondale, Teambike, ION y Adidas. Y sobre todo a mi mujer y mis hijos por animarme y  permitirme afrontar este desafío.

Solo queda animaros a todos los que estáis indecisos de probar en un enduro a que lo hagáis. Que con la técnica y valor se puede bajar por todos los sitios. Que poco a poco iréis superando tramos que antes se os hacían un mundo.





fila 3
fila 6



 ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

BIG RIDE OJEN. El infierno del sur.  
Llega la segunda prueba del Open de España Big Ride Enduro. Pasamos de las fuertes lluvias y tramos embarrados de Tuí ( Galicia) , al calor extremo del sur. El calor de las tierras junto al mar de la villa de Ojén.
En teoría esta es de las tres pruebas del Big Ride la de menos dificultad técnica.  Me froto las manos, 

-Que bien, esta me viene a huevo.
Visualizo los videos de los 5 tramos de los que se compone y cierto es, que no parece tener mucha dificultad. Menos mal, me quedo más tranquilo.  

Bienvenido a Gran Hermano Big Ride.


D
urante la semana Guti, el organizador del Big Ride me va informando sobre mi hospedaje en la prueba. A  última hora decide alojarme en una casa que tienen alquilada en el mismo pueblo. Una casa en la que llevan ya más de una semana alojados y en la que instalan su centro de operaciones para el Big Ride Ojén. 
Por motivos laborales no puedo disponer del viernes y me obliga a salir de Madrid a las 16:00h con los 600km de autovía por delante.  Me esperan seis horas de coche con parada para merendar un sándwich, un helado y de nuevo en ruta.
Me presento en Ojén a las 22:00h. Guti  (organizador del Big ride) y su mujer Mónica salen a la puerta y enseguida me ayudan a descargar la furgo.  Llego justo para sentarme con ellos a cenar. Todos sentados alrededor de una enorme mesa donde se juntan trece personas. El ambiente que me trasmite es el de familiaridad total. Acentos gallegos, portugueses y el del cámara francés Jeremi Reullier que será el encargado de los medios audiovisuales de esta prueba.

-Vas a vivir el Big Ride desde dentro.
Me dice Guti como palabras de bienvenida mientras me presenta a todo su equipo. Me alojo en una habitación junto a tres personas más. Y en menos de una hora me encuentro en la cama con muchísimas ganas de descansar.  No soy un tío muy especial para esto del alojamiento. Quizás el servicio militar, las concentraciones  con los distintos equipos en  los que he corrido y multitud de experiencias  vividas en los hospedajes de las vueltas por etapas, hace que nada me sorprenda.  Me hace la integración más fácil.

Sábado. Entrenamientos oficiales.


A las 6 de la mañana los compañeros de habitación empiezan a levantarse. Me viene a la mente imágenes de la serie de Walking Dead. Parecen zombis golpeándose contra las paredes y las patas de las camas. Tienen por delante un largo y duro día de trabajo. Unos repasando el marcaje de los tramos, el control de los pasos por los tramos, entrega de dorsales, vigilar que nadie haga remonte para ir a ver los tramos,… Mucho trabajo, que desde fuera no se aprecia. Todos y cada uno dan el callo para que el Big Ride sea lo que hoy es. La mejor prueba de Enduro de España.

A las 8h ya estoy en el Padock para recoger el dorsal y empezar a ver todos los tramos. Desayunar en un bar de la zona. Nos avisan que hace mucho calor y que cuanto antes empecemos, menos calor pasaremos. A las 9 aparece Muriel, con la quien he quedado para hacer los cinco tramos del recorrido.  Pero entre unas cosas y otras, no arrancamos hasta las 10h.
Comenzamos con una larga subida hasta el T1. Una subida por carretera y luego pista para terminar un último km de pista de cemento con rampas del 28%. Siete kilómetros y medio que se hacen largos hasta llegar a las “antenas”. Una hora diez tardamos en hacerlo tranquilamente. Estamos en el punto más alto de toda la prueba. La vista es brutal. Vemos el pueblo anclado en el lateral de la montaña, al fondo vemos Marbella y el mar. Monte pelado, algunos arbustos, pero ni rastro de arboles. El motivo?. En 2012 un incendio arraso por completo la zona. Fue el mayor incendio en los últimos 20 años en la costa del Sol. Trato de imaginarme la belleza de este lugar cuando era un frondoso pinar. Unas fotos en lo más alto y comenzamos a ver los tramos.
Muriel baja la primera y yo la sigo fijándome en por donde traza. En los videos no parece haber mucho problema, pero enseguida me doy cuenta que los videos me engañan. Arena muy fina y suelta que hace que el agarre del neumático sea escaso. El freno delantero es peligroso tocarlo. Nos llevamos un par de susto en apenas 200 metros. Llegamos a una pista muy ancha en la que el tramo va entrando y saliendo por el lateral. De nuevo en los videos se ve un pequeño escalón, pero al verlo en vivo aquello cambia mucho. Tienen casi metro y medio de caída en algunas ocasiones. Rezo al Cristo la Biela para que me ayude. Ufff… llegamos al final del tramo y vemos que está más seco aún de los que nos esperábamos. El resto de los tramos los hacemos extremando al máximo las precauciones. El Cristo la Biela me acompaña, nada puede pasarme. Pero lo que tenía que pasar, pasó. En el T4 me voy al suelo tras patinar la rueda delantera y salir haciendo un superman por el lado derecho. La peor parte en el antebrazo. Un gran raspón y sensación de quemadura.

AAAAAaaahhh….. Llevarme a un baaaar!!. ( así dice mi pulsera de identificación).

Muriel y yo nos separamos, yo bajo al Padock a curarme y ella continúa para ir a ver un Tramos llamado Rock Garden T3. Me curan en la carpa de Cannondale . Me ponen una venda todo el brazo tratando de evitar que entre la menos porquería posible.

Son las 2 de la tarde. Me como un bocadillo que me ofrecen, descanso un rato y me voy al T5. Un tramo que sale de lo alto del pueblo y que termina en la plaza junto al padock. De nuevo un sitio nuevo que no estaba en el video. Tres curvas cerradas en mitad de una pendiente y con final en un cortado de casi dos metros.

-Jodeeeeer….. pero esto quien lo ha puesto??.

Ufff…. Lo que me decían de el Enduro de Ojén era el menos técnico,….. Mentira.   Doy el día terminado. Me quedo sin ver el T3. Error y grave. Hay que ver todos los tramos. En el T5, a última hora incluyen un callejeo por las calles del pueblo que tampoco voy a verlo. También tenía su miga. Eran cuatro escalones, pero con mucha mala leche. A la casa de Gran Hermano Big Ride, a duchar y a tomar unas cervezas de la tierra, que hoy nos la hemos ganado.

Domingo Big Ride Ojen. Día D.


Me levanto a las 7.30 para vestirme, desayunar y preparar con tiempo todo el material. Perece que me voy habituando a verme con la ropa tan suelto, que ahora veo a alguien con culotte y maillot en una doble y lo veo hasta raro. Cantidad de cosas que hay que llevar. El casco integral , las gafas, herramientas, cámaras, spray reparación rápido, comida, Camelback con litro u medio de agua,… Qué fácil es olvidarse algo. A las 9:24:00 tengo la salida.
Bajo con tiempo de sobra para charlar tranquilamente con la gente del padock y hacer algunas fotos. Arranca el BIG RIDE OJEN!!.
Primer enlace largo. Los siete km y medio hasta arriba. Se hacen menos pesados que el día anterior. Poco más de una hora. Muchos esperando su turno para salir. Llega el momento. Por la cabeza se pasa la idea de:

- Pero que estoy haciendo yo aquí?.
Esto impresiona y mucho.

T1. Qué bonito es esto,… para verlo. Llega mi momento. Espero mi turno mientras miro como hacen los que me preceden los primeros 200metros. Son solo un par de curvas y arena suelta y desnivel. Se atascan, ponen el pie. Otro lo hace andando. Me vienen las dudas de si podré hacerlo. Y en enduro no hay nada peor que dudar. Cinco, cuatro , tres, dos , uno…fuera!  Allá voy Ojeeeeeeeen!!. Donde fueres, haz lo que vieres. Dice un refrán que muchas veces me suelo aplicar. Dos bajados de su bici pasando por este tramo. Me bajo, sujeto la bici para no perderla, la inclinación es bastante y si la suelto puede aparecer abajo en la playa. Tramo de sendero ancho para dar pedales. Los continuos entrantes y salientes de las pista los paso sin problema, esto lo he hecho y hoy no va a ser menos. Cojo el ritmo, el flow,… el disfrutar del trazado. Termino el tramo sin problema. Enlace corto , aunque el calor empieza a poner las cosas difíciles. El avituallamiento esta colocado estratégicamente en el enlace de todos los tramos. A cada paso, una cocacola.

T2. La Losa… tiene huevos la cosa.
Muy chulo. Accesible para un nivel regulero como el mío, pero con un final de infarto. La temible Losa. Un cortado de metro y medio tras el que vas a caer es una especie de puente sobre el cauce de un arroyo hecho con piedras. Una de ellas de gran tamaño y el resto del tamaño de un melón. Encajadas perfectamente unas con otras. Pero el aspecto te da la sensación que aquello va a empezar a moverse según pases y la dureza de la caída puede ser terrible. No me decido, no lo veo claro. Lo hago bajado. Tengo más que perder y que  lo que voy a ganar. Me da rabia, sé que puedo hacerlo. Es cuestión de estar allí. Ver como lo hacen los demás y hacerlo. De este fin de semana he sacado una conclusión muy clara y contundente. No basta con ir el día de antes para ver el recorrido y ya esta.  Muriel es una máquina y hace todo sin problema. Pero yo necesito pararme, ver la trazada, …. Digamos que “tomarme mi tiempo”.  Repetir ese tramo si hace falta para coger el truco. Y sé que una vez lo he hecho, las siguientes veces lo pasaré. 

T3. Rock Garden. Bonito nombre para un coffebike.
Tramo no reconocido el día anterior. Error y gordo.  Viendo que los videos son como las pelis de ciencia-ficción. Me espero cualquier cosa. De nuevo espero mi turno, sentado a un lado de la pista como los soldados americanos en Vietnnan. Solo nos falta fumarnos un cigarro.  Saco algunas fotos y miro el wassap. Veo uno de la revista preguntándome que tal. No contesto. No sea que responda que voy   bien y en el siguiente tramo acabe en la Cruz roja. El “Garden” lo han regado y las piedras se han puesto más gordas. El primer tramo es de pedalear, pero aquello se va estrechando y haciendo cada vez más peligroso Ni mis brazos, ni la suspensión están preparados para estos golpes que parece que estas con un martillo neumático. De esos de picar las carreteras. Pie a tierra y paso el tramo más complicado bici en mano. Alguno del público me mira y dice: 

- Que hase shavaal??.  – Qué hago??... sobrevivir… que no es poco!!

El último tramo me monto, aquí ya hay mucha gente. Rezo al cristo la Biela y llego al final. De aquí al siguiente tramo tenemos un enlace “to´parriba”. Pista de cemento al 25% y luego pista hasta el comienzo de la T4. Casi otra hora de continua subida. Al paso por el avituallamiento de nuevo otra cocacola,…

 -Aaaahh…. Esto me devuelve a la vida!!.

El calor cada vez es más fuerte y el cansancio empieza a dar sus primeras víctimas.

T4. El suelo de este lo conozco yo. Tramo divertido, accesible. Quitando que el día anterior me caí en él. Me pareció uno de los que más podría disfrutar. Sentir el flow. Por cierto. Esta vez escuche menos veces lo de               -VOOOY! Cuando alguien me pide adelantar. Esta vez tan solo tres o cuatro, a los cuales en cuanto oigo venir me echo a un lado rápidamente. Y esta vez sí.  Esta vez sí pude cogerles rueda con unos metros de seguridad,  ver como trazaban  y por dónde. Ese es el gran secreto. En Eso me daba una seguridad extra. A ver si lo mío van a ser la Avalanchas. Acabo el tramo feliz y orgulloso. Estoy superando el segundo Big Ride. A POR EL T5!!.  

T5. La luz al final del túnel.


Hasta el comienzo del T5 nos queda un largo enlace en el que atravesamos todo el pueblo. Y vamos a una zona de bosque con mucho encanto. Una pequeña muestra de lo bonita y arbolada que era esta zona antes del incendio. Al paso por Ojén parada en la fuente y metemos hasta la cabeza dentro del pilón para refrescarnos y quitarnos todo el calor que llevamos encima. Este también lo conozco y sé que tiene un punto difícil. Una bajada con tres curvas muy cerradas de arena suelta y fuerte pendiente que termina en un salto de metro y medio ideal para hacerse un superman. No me arriesgo.  El resto un sendero muy divertido entre arboles con curvas y saltos en los que me ánimo y me atrevo con ellos, pero enseguida me digo: No tientes a la suerte, que hoy vas bien. Ya puedo ver el pueblo.  El último tramo de entrada lo han cambiado. Ahora se entra hasta la misma plaza de la salida, callejeando. Y de nuevo error. Ese trozo era una especie de calles estrechas reviradas y con escalones. Cuatro escalones pero puestos a mala ostia. Pues no fui a verlo. No pensé que sería así. Lo salvo a duras penas. BIG RIDE OJEN TERMINADO!!. Ufff… la segunda muesca en la Trigger esta puesta.
Llego a la carpa de Cannondale y todo son felicitaciones y palabras de agradecimiento hacia los que me han apoyado estos días.

Han sido 35km con más de 2200 metros de desnivel. Rampas del 28%. Más de cinco horas de prueba. De esta prueba he sacado unas conclusiones muy claras: Hay que hacer los entrenos con todo el material posible (casco integral, rodilleras, coderas,..), porque aunque vas solo a reconocer el terreno, puedes darte una caída tonta que te amargue el fin de semana. Por suerte lo del brazo solo fue chapa y pintura.
Cuantos más días mejor. Hay que ver el recorrido con tranquilidad. Parando, viendo los puntos calientes y haciéndolos, hasta coger la confianza suficiente. Si se puede ir un día nates para hacerlo con más calma, más garantías de hacerlo bien tendre.

Finalizado el Big Ride, ducha en la casa Gran Hermano , maletas a la furgo y carretera a casa. Otros 600km de regreso.

Me despido de Guti y de su equipo.  Un Gran fin de semana alojado con la organización. Acogido como uno más y sintiendo todo su apoyo.

Próxima estación …… CASTEJON DE SOS. FINAL DE TRAYECTO.
Recibimiento en la Casa de Gran Hermano Big Ride.

Aquello parecía un chiste. 13 personas. Un francés, dos portugueses y nueve gallegos.















































.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------









BIG RIDE TUI. Enduro Water-resist.
Por fin puedo añadir a mi currículum de las dos ruedas, el ENDURO BIG RIDE DE TUI. Parece una cosa tan sencilla como llegar , sacar la bici de la furgo , vestirse,y a disfrutar de las bajadas y paisajes galegos. La competicion son dos dias de carrera en Portugal y España ( sábado y domingo) , más uno de entrenamientos oficiales( viernes). El viernes puedes ir a inspeccionar el recorrido ya marcado. Y el sábado comienza la competición con 3 tramos cronometrados de los poca más de 30 km de recorrido y el domingo con 4 tramos más de los 34 km.



Llego al hotel Cruceiro do montes, a primera hora de la tarde. La opción de salir en bici se desvanecen al ver que la lluvia no da tregua. Y lo peor, es que el pronostico da así para los tres días restantes. Resignación y a la habitación a descansar, mañana toca mojarse.



VIERNES.

El viernes, retirada de dorsal y ver el recorrido. El padock esta instalado junto al Polideportivo de la Maccoca. Un gran descampado donde las distintas carpas de los patrocinadores están montadas con la idea de atraer al publico. Pero aquello es un barrizal. Imposible no moverse por allí sin ponerte de barro hasta arriba. Reflexiono. "Esto es puro MTB, aquí voy a ver poco asfalto".
Antes de salir, una sesión de fotos con Javi , fotógrafo de la organizacion, en la que me siento como una estrella del enduro.. Aunque por un momento me sentí estrella del porno mientras me hacia fotos cambiándome. me pongo las zapatillas, el baggy, las camiseta, guantes , casco y a rodar. Recuerdo una frase que me dijo un amigo: " ¿Donde vas con esa ropa?. Pareces un turista". Todavia no estoy muy acostumbrado a llevar la ropa tan holgada.
 
A las 10.45h me pongo en marcha para ver el recorrido del domingo con sus 4 tramos.  Comienzo a subir con la intención de ver los tramos 4 al 7.  en total 33,4 km.
- Esto en poco mas de horas me lo ventilo. Pienso iluso de  mi. Subiendo lluvia y mas lluvia. Paro, me quito el chubasquero, 17 grados y subiendo por estas pistas me voy cociendo por dentro. Alcanzo a un par de biker. Me junto con ellos y comenzamos a hablar,  tienen la misma intención. Ver todos los tramos de la prueba del domingo. Mas adelante van dos féminas, nos juntamos y hacemos un buen grupo para ver el recorrido. Les veo experimentados, a poco que hayan hecho un enduro, ya tienen mas experiencia que yo. Luego hablando, me entero que una de las chicas tiene opción de podium. Osea que esto son de nivel. Muchas cosas puedo aprender de ellos.
Echamos la mañana y van pasando las horas y los tramos de enlace empiezan a ser un poco largos. Entre el 4 al 5 se va una hora de continua subida y entre el 5 y el 6 otra horaza. Mas luego ir bajando viendo los tramos, ver pasos difícil en los cuales nos paramos para ver las posibles trazadas, se nos van casi 5 horas. Dios mio, cinco horas para un carretero no es mucho. Depende. 5 horas para un carretero con solo dos plátanos y medio bidón de agua se le pueden hacer muy largos. Y así se me hizo. De este día he aprendido que en la mochila tendré que llevar barritas energéticas para varias horas. Una vez que estas en el monte, no hay bares ni gasolineras donde comprar una cocacola y un bollo que te saque del apuro.
Llegue al hotel a las 4 de la tarde. Eso si, disfrute un montón superando mis limites en aquella montaña rusa.
Recibí varios consejos de mis nuevos compañeros de entreno. Uno de ellos, me regulo el freno trasero para que al presionarlo , la maneta quedara más cerca del manillar, cosa que me agradecería el antebrazo al quitarle tanta tensión. Me recomendaron cambiar las cubiertas de serie de la Trigger por unas más de enduro, al parecer las que trae de serie no son lo más adecuado para este tipo de terreno, ni para ninguno que sea de enduro. Gracias a ellos pude hacer los tramos lo más decente posible. Y he de decir que salvo la zona del tramo 6 conocida por "la losa", el resto lo hice completo. En este sentido lo tengo muy claro. Mi objetivo no es hacer buenos tiempos. Mi objetivo es hacerlo.

Al terminar, en la carpa de Cannondale, les comento el tema de cambiar las cubiertas. Me las cambia sin problema por unas Mavic Crossmax de 2,4. -Joder , ahora esto parece una moto. Menudas ruedakas !!

El resto de la tarde, la gasto en limpiar la ropa en un pilón grande que había a la salida del pueblo. El haber estado desde las 8.30 que desayune hasta que termine en el hotel pasadas las 5, con tan solo dos plátanos y cuarto litro de agua, me pasó factura.




SÁBADO

Me presento en la carpa de cannondale a recoger la bici, limpia y engrasada por Isra. Me cambio y a las 9.50.40 me dan la salida. Los master 40 nos agrupan. Me junto con dos más y hacemos el enlace de la salida al tramo 1 juntos. Cruzamos la frontera a Portugal, comenzamos a subir, a subir y subir...... otra hora y cuarto de subida. Que nervios, voy a debutar en el enduro y lo hago de manera internacional. Me pongo el casco integral, me aprieto el Camelback KUDU  y me voy para la Carpa de salida. Un crono con la hora y la  cuenta atrás. Delante el juez me dice, 5, 4, 3, 2, 1,fuera. Arranco en el Enduroooooo.
Arranco con fuerza pero con el miedo a no saber que me voy a encontrar. Llego a sendero entre un bosque del cuál solo se que se va muy estrecho entre arboles. Lo he visto en el un video de Big Ride unas cuatro veces. El tío baja a toda ostia entre los arboles. -A tope, frenos fueras!!. Pero en el video se grabo en seco y hoy el terreno es una autentica pista de patinaje. Un barrizal con una rodada bastante profunda que en cuanto quieres sacar la rueda estas cruzandote. -Toca el freno Sevi, toca el freno. Pero de poco sirve. Las cubiertas van llenas de barro y parece que llevo slick. En una de las recta, se me cruza la bici y voy a para contra un árbol. Golpeo con el lateral derecho del casco y en el muslo. Me levanto rapido. Vuelvo al sendero. De nuevo la sensacion de tracción/control cero.  Por detras de mi oigo " VOOOY". Me echo a un lado y pasa como un cohete. " -Ostia, lo tengo hecho. Me pongo a rueda y me baja". Los huevos!!.
Aquel tio desaparecio entre los arboles en cero coma. "-Goendiooxxx... como baja... que bestia!!. Será de los buenos". Sigo bajando entre cruzadas , patinazos. Me pasa otro. "Goendiooxx....este no me deja...... los huevos!!"..otro que desaparece... El barrizal entra en los pedales, no acierto a meterlos. Son unos pedales Time de xc. No llevan nada de plataforma.  Me pasa, otro, otro y dos más. Ya solo que me falta que me pase un tio con chandal  y con la Rockrider.

Llego al final del tramo ,los de la mesa de cronometraje me miran como dicidiendo. " Ya era hora, majete".
Joder que mal, en el vídeo parecía más fácil.
Voy a tramo 2. Poco tiempo de espera y poco tiempo para reflexionar. Enseguida vuelvo a estar sobre la bici con esa sensacioón de poca tracción y menos dirección. Bajo como puedo y cuando oigo por detrás un VOOOOY". Me aparto lo antes posible. Este tramo es más corto. Paso por delante de la zona de cronometraje dejandome llevar. Los jueces me miran como diciendo" Este toli no es de la carrera". Y es que cuando termino y me quedo un rato viendo como llega el resto, me doy cuenta que el resto vienen a fuego. Dando pedales como locos. En fin, tendré que ir aplicandome más a los pedales.
Nos vamos de enlace al Tramo 3. De regreso a España. Ese si me lo conozco. Cruzamos el rio Miño tras un largo recorrido por zona Portuguesa y empezamos la ascensión a la salida del siguiente tramo. Después de casi hora y media de pedaleo continuo y algún que otro pateo empujando la bici, llegamos al punto de salida. Aquello parece una película de guerra con los soldados tirados a los lados de la cuneta, sudorosos, llenos de barros, exsaustos tras el combate y esperando nuevas ordenes..
Me dan la salida y salgo a medio gas. Cruzo tramos de piedra y barro, aunque el barro ahora es distinto. No es tan resbaladizo. Es un tramo corto y fácil de hacer.Llego a un pequeño salto de paso estrecho y con dos piedras en todo el medio. El viernes entrenando en ese punto me cai. Lo paso dandome cuenta que lo que hace falta es decisión. No dudar. No tocar el freno. No tocar el puto freno.
Ultimos metros y paso la meta con la sensación de haber dado un pequeño paso en mi reto Endurero. Un paso que me de la esperanza de poder hacerlo.
Me reciben en meta Javier Zurdo ( responsable de TeamBike) con una cerveza en la mano e Isra Guisado ( Responsable de Cannondale). Me felicitan y se alegran tanto como yo de haber acabado mi primer día de Enduro. Una cosa que aprendí hoy, fué a no llevar en la mochila más que lo necesario. De mi Camelback KUDU cuelga el casco integarl Bell, las gafas de mascara, un chubasquero, herramientas, baritas, una cámara, una bomba, ..... solo me faltaba haberme llevado un paraguas y la radio. Por lo menos cinco kilos en la espalda. Para mañana lo mínimo.
Cerveza, limpiar la bici, lavar la ropa en un pilón y al Hotel a comer.
Por la tarde, un paseo por Tuí y  cruzo a Portugal ( Valencia do Minho) para hacer algunas compras para la familia.
 


DOMINGO


No pego ojo en toda la noche. A cada hora me despierto y siempre oyendo el mismo ruido. La lluvia no cesa y a ratos cae como si fuera el fin del mundo.
Por la cabeza me imagino el paddock inhundado, o que se lo ha llevado una riada.
Por fin a las 6:30h en pie. desayuno en el hotel al estilo Galego. Come hasta que explotes y cuando explotes, vuelves a empezar.
A las 9:20:40h tengo la salida. De nuevo nos juntamos tres master40 para hacer los enlaces. Por delante una hora de subida hasta llegar al Tramo 4. Subimos a ratos por pista, senderos, algún tramo de pie a tierra y a empujar la bici. No para de llover. Vas con tiempo pero no muy sobrado.

Tramo 4. Me encuentro a Guti, organizador del Big Ride. Me dice que tranquilo. Que si no veo muy claro, los primeros 10 metros que me baje. Que son varios los que se han caído nada más salir. Tomo la salida a medio gas, aunque con ganas. Esto si lo conozco. Paso esos  10 metros de roca under-water junto con la bici. Monto y comienzo a dar pedales.  De pronto empiezo a ir por mitad de un rio, lo que recordaba de este tramo enseguida se viene a bajo. No lo reconozco  con tanta agua. A ver si me he equivocado y hoy teníamos que salir con canoa?. Dudo en algunos pasos un poco complicados y enseguida oigo el "VOOOOY". Me echo a un lado y dejo paso. "GRACIAS" me dice. Miro sus cubiertas y miro la mías. Estos llevan algo que yo no llevo. Que manera de trazar por el barrizal.  Un tramo que se me hace largo. Me pasan como seis o siete biker. Por fin llego al final.
El Tramo 5, más de lo mismo. Es como hacer descenso de aguas bravas en bicicleta. De nuevo me pasan otros seis o siete. Voy a poner una reclamación a las jueces. Nada de salir cada 20 segundos. Hay que hacerlo como en carretera. A cada minuto y los buenos cada dos, para que no se cojan rueda. Por cierto, lo de que me pasen e intente ponerme a su rueda,  ya ni lo intento.

Tramos de enlace bastante largos. De nuevo casi otra hora de subida. Los hago montados sin problema, mientras veo que más de 80% sube ya empujando su bici. Coronando un repecho 150 metros antes de llegar a la salida del tramo 6, se me engancha la zapatilla en una rama y echo pie a tierra. Al intentar arrancar la cadena esta metida entre la biela y el plato. Imposible sacarlo sin doblar la cadena y sin joder el cuadro. Me dejo caer 50 metros hasta el avituallamiento. Por suerte esta Javier Zurdo y un mecanico con el coche de Teambike. Con una llave allen de 10 afloja la biela Sram , cede un poco hacia afuera y saca la cadena sin problema. Gracias a Javier Zurdo pude continuar. Eso yo no lo hubiera podido solucionar sin esa bendita llave allen de 10. Me voy a la salida del siguiente tramo no sin antes pasar por el avituallamiento a por una cocacola, menbrillo y algun platano.

Tramo 6. Al lio. De salida una zona rocosa a casi 45% de caída, musgo, barro y cascada de agua. En este paso solo faltan un par de indios con cervatanas, los rodillos de puas y la bola gigante que te persiga como a Indiana Jones En busca del arca perdida. Los indios no están. Pero en su lugar se agolpan una veintena de espectadores pendiente que como pasan los biker. Cuando llego yo , se quedan en silencio. me bajo de la bici y les digo; -A ver si voy a ser el único que lo va a bajar andando!!.  Mientras miro por donde lo bajo con la bici en la mano, oigo un "VOOOOY". DIOS;... viene como un cohete hacia mi. Me aparto super rapido y baja como si aquello fuera una autovía. Pero como puede ser eso?. Si no se puede ni bajar andando. Al final del tramo me monto y continuo en descenso lo más dignamente posible. De nuevo dudas en un par de sitios y pie a tierra.
El viernes pude hacer  todos los tramos en un 95%, pero hoy no tiene nada que ver con todo lo que esta lloviendo. No me arriesgo. No quiero tener una mala caída. Estoy empezando y lo estoy haciendo en las condiciones climatológicas más adversas y con el estado del firme en lo peor que me puedo encontrar. El viernes esto parecia la montaña rusa y hoy esto es el Aguapark. Corto enlace hasta el Tramo 7. Tramo 7. Ya veo la luz al final del túnel. Un tramo corto que ya conozco. Pero como ya se sabe, la confianza da asco. Un par de salidas de sendero con el susto en el cuerpo. Al menos en este tramo solo me han pasado dos bikers.
Salgo del bosque y ya puedo ver el paddock y la linea de meta. Por fiiiiin!!!.
Terminado mi primer enduro. Uuuufff.... lo que me ha costado. Satisfacción y alegría por conseguir algo que hace un mes me parecía complicado, pero que esta al alcance de la mano. Lo único que voy a tener que estirar mucho el brazo. Muchos errores por pulir. Mucho, pero muchisimo que aprender. Y muchos y muy grandes todos los que me animaron , aconsejaron y cuidaron en estos tres dias de BIG RIDE.
Próxima estación.... Ojén.


fila 2











 ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------






Un reto. Saber si un "carretero" puede hacer una prueba de Enduro.
Para empezar, ¿ Qué es el ENDURO?.


Enduro. Es una modalidad competitiva de MTB en la que hay una mayor porción de tramos de descenso, aunque también puede haber (o no) tramos de ascenso. En las reglas del 2014, hay un mínimo de cuatro tramos cronometrados por evento, y un mínimo de tres rutas diferentes que deben ser usadas. A diferencia del descenso, también se sube montaña, por lo que las bicicletas usadas mantienen un buen recorrido de suspensión y amortiguación (hoy en día entre 160 y 180 mm), pero son más livianas y de geometría más “normal”, pues tienen que permitir el pedaleo más o menos cómodo para poder tirar por ellas montaña arriba a la vez que tienen que poder soportar saltos de más de un metro de altura. Se usan ruedas de entre 2.2 y 2.4 y, aunque en la actualidad priman las 27.5 pulgadas en esta modalidad, también se ve alguna enduro de 29″ (Specialized) y 26″ (en peligro de extinción). Se usan tradicionalmente manillares de doble altura (aunque hoy en día depende de la geometría y del tamaño de rueda), bastante anchos (725 – 760 mm), como en el DH o un toque menos, como mucho. Se están llevando los sillines con tija telescópica, de manera que se puedan ajustar rápidamente entre el nivel de pedaleo eficiente para el llaneo y subidas y un nivel más bajo para las bajadas técnicas. Se suele usar bastante protección para el piloto; lo mínimo es llevar rodilleras flexibles y, o bien casco integral, o bien casco abierto especial de enduro, que son mayores y más absorbentes que los de XC. Es habitual el uso de zapatillas con calas en esta modalidad, aunque con pedales con algo de plataforma.

Nueva tabla



Este es el principio de la prueba en la revista MTBPRO.


Me llamo Enrique Sevilla. Llevo montando en bici de carretera desde los dieciseis años. Ahora ya paso holgadamente de los cuarenta. Me apasiona la bicicleta y para mi esto no es un deporte. Es una forma de vida.
Muchos años compitiendo en las distintas categorias y modalidades. Juveniles, amateur, master..... Carretera, pista , tandem,.... A nivel nacional e internacional. Pero siempre sobre asfalto.
Hace siete años cambie mi residencia de la gran ciudad a la sierra de Madrid. Es entonces cuando descubro que existe vida más allá de la carretera. Me compro una bicicleta de montaña para explorar este nuevo mundo. El estar en contacto con la naturaleza, nuevas rutas, nuevas caras y nuevos desafíos que afrontar. Siempre intentando evitar los pasos de mucha dificultad.
.
Empiezo a participar en pruebas de mtb pero con el criterio de que sean rodadoras y de baja dificultad técnica. Me junto con biker de la zona y procuro salir con ellos para aprender y ver su forma de trazar, de saltar, de bajar,.... pero no me quedo con nada. Hay gente que nace con un don para las ruedas gordas y yo no lo tengo.
Hace un mes recibo una llamada de Luis Miguel de  MTBPRO para proponerme el reto de participar en una de las pruebas de Enduro del BIG RIDE CANNONDALE. Tres pruebas de enduro del más alto nivel. El reto es saber si "un carretero" puede participar en este tipo de pruebas tan espectaculares.
Un carretero haciendo enduro?. Me ofrecen la bicicleta, el material, los gastos, apoyo logístico y psicológico. Lo consulto en casa y la respuesta de mi mujer es:
 "- Si no vas tu, voy yo".
Tres fines de semana en los que vivir una experiencia nueva a lo grande y con los grandes.
Quedo con Luis Miguel en la redacción de la revista para la entrega de material. La bicicleta una Cannondale Trigger Carbon2 27,5. Cajas sin abrir con material que empieza a abrir delante de mi. Ropa muy colorida y super amplia. Ni rastro de lycra por ningún lado.
-" ¿Seguro que esta ropa es para montar en bici??. ¿No será que Seur se ha equivocado de caja y nos ha traído una Pau Gasol??. ". Le pregunto.

Me va enseñando las prendas y accesorios y todos por supuesto con nombres en ingles. A ratos le miro y creo que me esta hablando en chino.
Continuamos con la bicicleta. Me explica sus características técnicas, medidas, geometría, Sag, amortiguador Fox,...... ahora no me habla en chino. Me habla en vietnamita. Madre, madre, madre.... dónde me he metido!!.
Lo poco que he probado la bici la sensación es la estar montado en una moto. El recorrido de la suspensión, la tija telescópica, la rueda 27,5,.... todo hecho para bajar muy rápido. O muy seguro, todo depende de la velocidad y maestria del que la maneje.
En casa aprovecho para ver videos de enduro e intentar coger algo. Me voy arriba, me voy arriba, como van Dios, como van!!, y de repente sale uno que se la calza y es cuando me vengo abajo. Uff… me aparecen dudas de si lo podre hacer este reto sin echar pie a tierra.
Esta semana me pasé por el Cerro del Telégrafo, en Moralzarzal, lugar en el que sé que se han celebrado varias pruebas de enduro. Allá que me voy. Tengo que practicar. Ya por la pista de subida me encuentro con Muriel Bouhet. Conocida en el mundo de las ruedas gordas femeninas. Su experiencia en el enduro me puede venir muy bien para aprender. Nos dirigimos juntos a un par de bajadas que ella conoce. En su perfecto castellano pero con acento afrancesado me dice:
- “ Bajamos por aquí. Le llaman “el Snake”. No es muy técnico pero te vendrá bien para empezar”.
- ¿¿“La Culebra”??..... vale, vale…. Tira tu delante, que yo te sigo.
Y la sigo. La sigo pero los primeros 100 metros. Enseguida la pierdo de vista. El desnivel de bajada me parece una pasada. El sendero estrecho, lleno de árboles ideales para estamparse, piedras enormes que paso como puedo,…
-Murieeeeel, Murieeeeel,….. ( la grito) que nos hemos debido de salir del “culebras”.
-No, no. Es por aquí. Esto es una bajada de enduro. Sígueme y suelta el freno!!.
Que suelte el freno??. Si lo suelto me estampo contra un árbol.
Llegamos al final, ella aburrida de esperarme me mira y se sonríe como diciendo: “tu no sabes dónde te has metido chaval”.
Me propone otra bajada. Esta se llama “ Trail to hell”.  Joder que nombres más motivadores tienen por aquí las bajadas. Solo de oírlos te dan ganas de irte a casa.
Si la primera era jodida esta era más. Lo bueno de ser tan jodidamente cabrones los senderos , es que no te vas a encontrar a nadie en dirección contraria. Pero ni en bici , ni a pie. Por ahí no suben ni las cabras. De nuevo la pierdo de vista en 100 metros, bajo como puedo, muy tensionado. Parece que bajo en la silla eléctrica en un par de cortados echo el pie y bajo como puedo. Consigo llegar entero al final del “camino al infierno” donde Muriel me espera de nuevo con la sonrisa de “tu no sabes donde te has metido, chaval”.
Me despido de ella, me voy para casa dándole vueltas a la bajada. Pensando si esto sería el aperitivo de lo que me espera, como serán los platos fuertes del enduro.
En fin, que he aceptado un reto del cuál espero salir lo mejor que pueda. De momento hasta primeros de mayo, que es la primera prueba, tengo unas semanas para entrenar la técnica todo lo que pueda y pasar por la Ermita a rezar a todos los santos.
Tengo por delante unos meses de cambiar los culottes y maillot por baggys y camisetas sueltas. El casco aero por el integral. Los watios, pulsaciones y anaeróbicos por el “ FLOW”.
De la carretera al enduro.









No hay comentarios:

Publicar un comentario